Cocina para Gente Despierta

Los Encurtidos / Pickles

Hoy en día, ¿quién no tiene un congelador (por no decir varios) o un buen surtido de latas en la despensa? Éstas son algunas de las formas que hoy en día utilizamos para conservar los alimentos.

No obstante, estos medios son muy recientes y la necesidad de preservar los alimentos para épocas de escasez siempre ha existido. Por ello, nuestros antepasados desarrollaron distintos medios de conservación. La elaboración del Encurtido (Fermentación Ácido Láctica) es uno de ellos. El proceso se remonta unos 4.500 años atrás y se encuentra presente en los cinco continentes.

Consiste en lo siguiente:

Los alimentos se someten a un proceso de fermentación con salmuera (o lo que es lo mismo, agua muy salada). La concentración de sal propicia el proceso de fermentación durante el cual enzimas y bacterias transforman el azúcar de los vegetales en ácido láctico. A medida que aumenta la concentración de ácido, el PH de la salmunera disminuye y esto permite conservar los alimentos durante períodos largos de tiempo.

Nuestros antepasados sabían esto muy bien. No obstante, desconocían los innumerables beneficios que esta forma tradicional de preparación y conservación escondía. Te enumero alguno de ellos que seguro te interesan:

- El proceso de lactofermentación multiplica el valor nutricional de los alimentos (enzimas nutritivas y vitaminas) y la digestión y absorción de sus nutrientes se realiza más fácilmente... vaya choyo!!!
- Los alimentos fermentados estimulan las funciones digestivas. Tómalos sobre todo cuando consumas alimentos pesados, en el caso de padecer de digestiones pesadas o de tener poco apetido.
- A pesar de su sabor ácido, no modifican el equilibrio ácido del estómago y por lo tanto son muy digeribles (materiales alcalinos para el organismo).
- Ayudan a mantener sano el sistema digestivo, liberándolo de microorganismos no deseables y favoreciendo la eliminación de materias ácidas tales como toxinas y deshechos... genial!!!
- El ácido láctico, producto del proceso de fermentación, ayuda a regenerar la flora intestinal que tanto se resiente por el consumo de antibióticos. Lo ideal es evitar los antibióticos. No obstante, si te ha tocado tomar una buena retafila, no te olvides de incluir encurtidos en tu dieta.

En resumen, esta forma de preparar los alimentos ayuda a mejorar la función del hígado (lo tonifican) y del sistema digestivo, aportando microorganismos probióticos que regeneran la flora microbiana amiga intestinal.

Por cierto, por el echo de ser tan buenos, no te pongas a comer pickles como una loca! Todo en su justa medida. Una o dos cucharadas por comida es suficiente.

Oops!!! ¿te comenté ya lo fácil que son de preparar?... genial para hacer algo con la verdura antes de que se estropee o cuando te salga por las orejas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada